Mitología en Madrid II: Paseando por las fuentes y parques de Madrid

Después de la pasada entrada sobre la mitología en los cielos de Madrid, esta vez vamos a centrarnos en una mitología más cercana en tanto que es posible encontrarla a ras del suelo. La mayoría de las esculturas mitológicas que os quiero mostrar son de sobra conocidas, pero junto a ellas hay otras que son prácticamente desconocidas pese a encontrarse en zonas muy turísticas de la ciudad.

Comenzaremos este nuevo recorrido mitológico por las estatuas más conocidas, aunque no siempre lo son por su faceta de escultura mitológica sino por lo que representan para la ciudad de Madrid.

La fuente de Cibeles

Tanto la fuente de Cibeles como Neptuno se han convertido en las dos estatuas más conocidas de Madrid por estar situadas en una de las avenidas más importantes y turísticas de la ciudad, así como por ser el escenario de las celebraciones del Real Madrid y Atlético de Madrid respectivamente. Pero ¿quién las colocó ahí y por qué?

Diosa-Cibeles

Para responder a estas preguntas hay que trasladarse al siglo XVIII, en concreto al reinado de Carlos III. Este rey Borbón que llegó desde Nápoles sin apenas hablar español porque en teoría el jamás debería haber ocupado el trono español sino quedarse en Italia, pero que se ganó rápidamente la confianza del pueblo español, y en concreto del pueblo madrileño, hasta el punto de que fue apodado como “el Mejor Alcalde de Madrid”.

Un apodo que se ganó a pulso, ya que Carlos III fue el encargado de dar a la capital el aspecto que hoy tiene, creando un plan de ensanche con grandes avenidas para organizar las calles de Madrid en las que colocó fuentes que cumplían la función de abastecer agua al pueblo, pues dotar a la ciudad de una red de alcantarillado figuraba entre sus preferencias (así como un servicio de alumbrado y recogida de basura) y que aquí no existía pero que en Italia ya estaba plenamente instaurado.

Grabado de la calle Alcalá. Al fondo la Puerta. Se observa la antigua ubicación de La Cibeles

Grabado de la Calle Alcalá, donde se muestra la antigua ubicación de la fuente de Cibeles. Imagen cortesía de isabeliireinadelasespanas.blogspot.com

Con esa función de abastecer el agua, el arquitecto Ventura Rodríguez diseñó la fuente de la Cibeles en 1782, que se colocó en el Paseo de Recoletos. Fue en 1895 cuando se trasladó a la actual Plaza Cibeles, pasando a ser un elemento meramente decorativo, si bien una leyenda urbana asegura que también cumple una función de seguridad para el Banco de España, que se levanta a pocos metros, y que en el caso de que intenten robar la Cámara del Oro del Banco, todas las estancias quedarán inundadas por el agua de la fuente.

La fuente de la Cibeles está realizada en mármol y representa a una diosa no muy conocida como es la diosa Cibeles: diosa de la Tierra, la agricultura y la fecundidad. De este modo, Cibeles reencarna tres atributos que por regla general se presentan en tres dioses por separado, Gea, Ceres y Afrodita, pero que aquí convergen en uno y motivo por el que es menos común ver representada.

Pero Cibeles no es la única deidad representada en esta fuente. Los leones también tienen su protagonismo, siendo Hipómenes y Atalanta: un hombre y una ninfa que cometieron el pecado de dar rienda suelta a su pasión en el templo de Cibeles, y como castigo Zeus transformó a ambos en dos leones que deberían tirar por siempre del carro de la diosa.

Fuente de Neptuno

La fuente de Neptuno tampoco se construyó inicialmente para estar ubicada en la Plaza de Cánovas del Castillo, donde se levanta actualmente. Esta fuente, junto a la de Cibeles y Apolo, fueron un encargo de Carlos III a Ventura Rodríguez para que decorara el Paseo del Prado, que fue esa gran avenida que el monarca quiso crear para gestionar la circulación de una ciudad que había crecido mucho en muy poco tiempo. De este modo, cuando se construyó tanto la avenida como las tres fuentes, a finales del siglo XVIII, hay que imaginarse un Madrid muy distinto, pues toda la zona que hoy conocemos como Gran Vía era campo.

Fuente_de_Neptuno_(Madrid)_01

En cuanto a la representación, Neptuno es un dios más conocido que Cibeles: Él es el dios de los mares, que aparece aquí con su principal atributo, el tridente, y cabalgando un carro tirado por dos hipocampos (mitad caballo mitad pez). Junto a ellos le acompañan otros animales marinos como es una culebra enroscada en la mano derecha del dios, y varios delfines encargados de expulsar el agua de la fuente.

Fuente de Apolo

Ya hemos dicho que el Paseo del Prado que encargó Carlos III contaba con tres grandes fuentes: Cibeles, Neptuno y Apolo… Pero, ¿dónde está la fuente de Apolo?, os preguntaréis algunos. Esta fuente ha tenido la desgracia de relegarse a un lugar menos visible que las otras dos, en tanto que es imposible verla moviéndose en coche, ya que está situada en la enorme mediana que divide el Paseo del Prado, justo en frente del Museo del Prado.

fuente-apolo-prado

La fuente de Apolo también es conocida como de las Cuatro Estaciones, pues junto al dios Apolo hay cuatro esculturas que representan esas cuatro estaciones: La Primavera es una mujer con flores, el Verano una mujer con una espiga de trigo, el Otoño un joven con una corona de uvas, y el Invierno un anciano.

fuente_de_apolo-sol

Manuel Álvarez fue el encargado de realizar las estatuas de las Cuatro Estaciones, mientras que Alfonso Giraldo de Bergáz hizo la figura de Apolo, ya en 1802, pero siempre siguiendo las indicaciones de Ventura Rodríguez. Apolo aparece con sus clásicos atributos, el arco y la flecha, mostrándose como un joven imberbe, pues este Dios también simboliza la belleza y la juventud.

Estatuas mitológicas del Retiro

Una vez vistas las estatuas mitológicas por excelencia de Madrid, pasemos a otras menos conocidas, si bien se encuentran en uno de los lugares más conocidos de la ciudad como es el parque del Retiro.

El parque del Retiro cuenta con un gran problema que a la vez es su gran cualidad: es increíblemente grande, con lo que es normal que muchos rincones pasen desapercibidos. En uno de esos rincones está la estatua de Diana Cazadora, conocida como “la escondida” precisamente porque es muy difícil de ver a no ser que se la esté buscando.

p42g1

En realidad esta estatua, hecha con caliza, se instaló en el Retiro el año 1750, pero fue descubierta en 1969, oculta entre la maleza y sin saber quién o cuándo se realizó. Al redescubrirla se renovó el entorno donde se encontraba, situándola en una isla artificial con un estanque, donde se encuentra actualmente. Para encontrarla hay que dirigirse a la zona del monumento a los hermanos Quintero, que sí que aparece indicado en los mapas del parque, junto a una pequeña ría que hay al lado (entrando al parque por el puertín de la América española (metro Ibiza), avanzar por la avenida principal hasta llegar a una pequeña rotonda).

p42p3

La diosa Diana (Ártemis en la mitología griega) es la diosa de la caza, por lo que suele reconocerse por sus atributos de arcos y flechas, además de aparecer acompañadas de ciervos y perros. Pero también es la diosa de la castidad, ya que juró ser virgen toda la eternidad, y una variante suya es la diosa de la luna, motivo por el que también es común que aparezca representada con una media luna encima de la cabeza… Sí, la mitología clásica era muy dada a mezclar dioses y atributos, en vez de tener un dios para cada cosa.

En el caso de esta representación del parque del Retiro, destaca que esté pisando a un ciervo que no es otro que Acteón, haciendo referencia así a uno de los mitos más conocidos de esta diosa: Cuando el cazador Acteón descubrió y espió a la diosa Diana tomándose un baño, como venganza por ese sacrilegio (recordemos que era la diosa de la castidad), le transformó en ciervo para que sus propios perros le devoraran.

Hércules y el León de Nemea

DSC_9549Quién lo diría pero en el Retiro también hay una estatua dedicada a Hércules, el más grande héroe de la mitología clásica. Aparece representado luchando contra el león de Nemea, que es el primero de sus grandes pruebas, en el momento justo en que Hércules está a punto de romperle la mandíbula, pues ese era el único modo de acabar con un animal cuya piel era invulnerable. La estatua de Hércules es más fácil de encontrar, junto al Paseo de Coches (donde se celebra la Feria del Libro), cerca de de la entrada del Jardín de Herrero Palacios.

Laocoonte y sus hijos

Tal vez no es tan espectacular como la estatua de Laocoonte que puede verse en los museos Vaticanos, pero el Laocoonte que hay en el Retiro también sobrecoge, especialmente por el enclave en el que se encuentra: en la isleta llamada de “los Torenos”, en el Paseo de Fernán Núñez, y rodeado de pinos Torenos (de ahí el nombre de la isleta), totalmente resguardada del tráfico que circula a pocos metros, pero que apenas se oye en ese rincón del parque.

p42p1El mito del Laocoonte y sus hijos es tal vez uno de los más trágicos de la mitología: Cuenta cómo Laocoonte, un vidente ciego de Troya (solía ser común que los adivinos fueran ciegos, pues los dioses les quitaban el don de la vista pero a cambio les regalaban el don de la clarividencia), descubrió que el famoso caballo de Troya dejado por los griegos era en realidad una trampa. Pero cuando Laocoonte iba a desvelar el engaño el dios Apolo, que estaba a favor de los griegos, envió a dos serpientes marinas a atacar a los hijos de Laocoonte. Tratando de salvar a sus hijos Laocoonte corrió su misma suerte, muriendo los tres.

Otra versión del mito explica que Apolo no solo envió a las dos serpientes para ayudar a los griegos, sino también para castigar a Laocoonte por haberse acostado con su mujer delante de la estatua del templo de Apolo, y que era algo así como el mayor sacrilegio que se podía cometer contra un Dios… Si es que estos dioses eran de lo más vengativos.

Esfinges de Madrid

Hace tiempo hablé de la impresionante remodelación que había sufrido el Museo Arqueológico pero no tuve ocasión de hablar del edificio en sí. El Museo Arqueológico fue fundado en 1867 por orden de Isabel II, con el objetivo de crear un museo en el que se pudieran exponer los restos arqueológicos, etnográficos y numismáticos que había en el país, como ocurría con otras grandes ciudades europeas.

117401739

El edificio original, por tanto, conserva ese estilo propio del siglo XIX, el llamado Neoclasicismo, donde es perfectamente visible ese gusto por lo clásico con una impresionante fachada principal en la que destacan la división de dos plantas, la entrada principal con columnas clásicas, y las Esfinges de bronce que flanquean la escalinata principal.

Ahora que la entrada al museo se hace por una puerta lateral, esta fachada suele dejarse de lado, pero la próxima vez que vayáis deteneros un segundo para contemplar un ejemplo de arte neoclásico puro y duro, y de paso para ver en detalle uno de las muchas representaciones que hay de Esfinges en Madrid.

6353192879_4be3c6bd38

Y es que junto a estas dos enormes esfinges, también podemos encontrar otra en la fuente egipcia del parque del Retiro, junto al estanque, ya que la esfinge (esfinx significa mezcla, al ser la mezcla de un león con rostro de mujer y alas) es un ser propio tanto de la mitología griega como egipcia. Si bien en la mitología egipcia no aparecen con alas.

El mito griego cuenta que la esfinge, de origen no del todo claro, se instaló en la ciudad de Tebas, asolando la campiña y matando a todo aquel que no fuera capaz de resolver un enigma: “¿Qué ser provisto de voz es de cuatro patas, de dos y de tres?”*

Las Quimeras de Atocha

La Quimera es un ser mitológico cuyo origen tampoco está del todo claro (pasa con casi todos los seres de aspecto animal de la mitología), así como su aspecto en concreto. Se trata de una mezcla de cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de serpiente, aunque algunas descripciones dicen que tenía tres cabezas de cabra, león y dragón, y que escupía fuego por todas ellas. Fuera como fuese no hay duda de que su nombre está bien puesto, ya que quimera en griego significa “animal fabuloso”.

atochaQuimeras01am

Apuesto a que ahora mismo estaréis pensando que habéis pasado por la estación de Atocha infinidad de veces pero que jamás habéis visto una Quimera… Y teniendo en cuenta que este animal es poco discreto, lo normal es que no pase precisamente desapercibido.

Pero lo que ocurre con las Quimeras de Atocha es que no se encuentran precisamente a ras del suelo (sí, debería haberlo incluido en la otra entrada del blog, pero siempre hay tiempo para rectificar), sino en lo más alto del edificio de acero, ladrillo y cristal que se inauguró en 1851.

38140205

Así que ya sabéis. Para ver este curioso animal mitológico que también reside en Madrid, la próxima vez que paséis por Atocha no perdáis ocasión de ver este extraño animal, pero mejor usar el zoom del móvil para verlo con detalle. Hasta entonces, disfrutarlo con este plano detalle para ver lo increiblemente extraño que es este ser mitológico.

Y ya para terminar, os dejo el enlace e imagen del mejor plano del Retiro que he conseguido encontrar, de www.espormadrid.es para que podáis localizar más fácilmente las distintas estátuas la próxima vez que visitéis este asombroso parque que bien merecería una entrada del blog en exclusiva.

0huertoretiro

*La respuesta al acertijo de la esfinge, para quien no lo haya podido descubrir, es “el hombre”: un ser con voz que cuando nace tiene cuatro patas, ya que debe gatear para caminar, cuando crece usa solo las dos piernas, pero cuando envejece debe ayudarse de un bastón para caminar, teniendo así tres patas.

Anuncios

Acerca de barbaracruzsanchez

Leo y veo de todo. Y cuando digo de todo es de TODO. Nunca sabes qué serie o libro hay por ahí escondido que va a acabar convirtiéndose en tu favorito...
Esta entrada fue publicada en Cultura y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mitología en Madrid II: Paseando por las fuentes y parques de Madrid

  1. Pingback: Mitología clásica en el Cielo de los Madriles – Notae Tironianae

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s