Descubriendo el Guernica

DE00050No voy a decir que ha sido casualidad que la nueva entrada del blog, centrada en el Guernica, haya coincidido con que este cuadro fue el protagonista del pasado capítulo de El Ministerio del Tiempo. No ha sido casualidad porque viendo esta serie me di cuenta de lo poco que sabemos de este cuadro pese a ser una de los más importantes del siglo XX.

Por ello he decidido sacar mis apuntes de arte y tirar de documentación para intentar ofrecer un análisis lo más completo tanto de lo que significó este cuadro en esa época y en la obra de Picasso, así como todo lo que rodeó a un cuadro que tal vez haya sido el más viajero de todos los tiempos.

El Guernica como obra cubista

Como siempre empecemos por el principio que es hablando de lo más obvio. Es decir, del cuadro en sí. La mayor parte de los datos son de sobra conocidos, aunque sea por el hecho de que el Guernica es, junto con el Quijote, de esos símbolos del arte español que son tan conocidos fuera como dentro del país.

El Guernica es un óleo sobre lienzo de 3,50 x 7,80 metros que sirve como símbolo de la destrucción del pueblo de Guernica a manos de la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana. De la obra destaca tanto la ausencia de colores, siendo solo tonalidades de grises, el negro y el blanco, así como los distintos elementos que aparecen y que tratan de plasmar los horrores de la guerra.

picasso-guernicaVolviendo con la sinceridad he de decir que Picasso no figura precisamente entre mis artistas favoritos, pues siempre me ha gustado más el arte realista. Es decir, ese arte clásico que Pablo Picasso dominaba a la perfección cuando decidió dar un paso más, viendo que para pintar un cuadro que parecía real ya existía la fotografía.

Y ese paso más fue el Cubismo. Una vanguardia artística que se inició y casi murió con Picasso. Por tanto, no deja de ser una representación artística más, con los mismos objetivos que ha tenido siempre el arte, pero en la que la perspectiva tal y como la conocíamos fue dejada de lado. Es decir, se trataba de avanzar y crear formas nuevas pero con un mismo fondo.

El Guernica como símbolo

En el caso del Guernica ese fondo es tan dramático, que por poco que nos guste este arte no podemos dejar de sentir estremecimiento. Especialmente si dedicamos un buen rato a contemplarlo para que así, tras minutos intentando descubrir todos los detalles, empiecen a aparecer otras figuras y elementos que en un primer instante habían pasado desapercibidos con respecto a las principales figuras del cuadro.

Guernica, RuinenFotografías de la destrucción del pueblo de Guernica

Podría dedicarme a hacer un análisis completísimo sobre las distintas interpretaciones que se han dado de las figuras que aparecen en el cuadro. Si el toro es una representación del pueblo de España o un autorretrato de Picasso, si el caballo simboliza las víctimas inocentes de la guerra o es un simple animal que pastaba por el campo cuando tuvo lugar el bombardeo, o si la figura de la madre con el niño muerto en brazos está directamente inspirado en la figura de la Piedad (la Virgen María con Jesucristo muerto tras bajarlo de la cruz).

Creo que dar tantas explicaciones sobre su simbología y significados más profundos es lo que ha conseguido que mucha gente acabe cogiéndole tirria a este cuadro. Y creo que lo mejor es que cada uno interprete cada figura a su modo, pues esa no deja de ser también la función del arte. Especialmente del arte contemporáneo donde, a diferencia del arte clásico que servía para instruir a un pueblo analfabeto, importa más lo que cada uno piense (aparte del artista) que lo que quiera que pensemos el que pagó porque se hiciera ese cuadro.

Sin títuloPor ello me limitaré a decir que todas la figuras, tanto humanas como de animales, desprenden una fuerza dramática brutal por medio de esas bocas abiertas en mudos gritos de dolor, con lenguas afiladas que no parecen lenguas sino lanzas, o con animales como la paloma que ni siquiera se ven porque son grises sobre un fondo negro…

No hace falta ser un experto en arte para entender lo que Picasso quería reflejar con esto: Algo tan evidente y sencillo como que la guerra es algo cruel, violento y donde la esperanza está a punto de perderse. Así que no dejéis que, si cuando vayáis a ver el cuadro alguien con ganas de protagonismo quiera ofreceros un discurso sobre por qué “el Guernica es la obra más sublime de todos los tiempos” y pase a daros una infinidad de detalles sobre el millón de interpretaciones y alegorías que existen del Guernica.

tumblr_mdknplLg801qzeqzio2_1280             guernica_fallingwomanweb

Que los expertos se enorgullezcan de todo lo que saben y que a vosotros os dejen en paz, disfrutando o no del cuadro como más os apetezca. Que de eso se trata. Lo único importante es no limitarse a ver lo evidente sino tratar de encontrar nuevas figuras en las que tal vez no os habíais fijado hasta ahora. Eso es precisamente lo mejor de las vanguardias artísticas: que requieren tiempo para descubrirlas pero que, cuando lo haces, es como si vieras el cuadro por primera vez.

El Guernica como misterio

Antes he comentado que el Guernica de Picasso es como el Quijote de Cervantes, al ser las dos grandes obras de la historia de España que son conocidas tanto dentro como fuera del país. Una situación que evidentemente han conseguido gracias a la calidad de la obra, pero también por medio de la leyenda que la rodea.

La Historia cuenta que el Guernica fue un encargo de España para la Exposición Internacional de París de 1937. El mural formaría parte del pabellón español con el deseo de llamar la atención sobre la tragedia que se estaba viviendo en España y ante el que el mundo parecía ser ajeno.

HN1034-Diario-16-Sep-1981-39-150x206El encargo tuvo lugar antes del bombardeo de Guernica y en un principio iba a consistir en una serie de aguafuertes con el título de “Sueño y mentira de Franco”, que se vendería durante la exposición y cuyos beneficios irían íntegramente a la causa republicana. Pero cuando el pueblo de Guernica fue bombardeado el 26 de abril, el 1 de mayo Picasso ya tenía hechos los primeros bocetos del cuadro.

La Exposición Internacional de París se inauguró el 24 de mayo, el Guernica fue trasladado en la segunda quincena de junio, pero el pabellón solo se abrió al público el 12 de julio; lo cual ya explica todos los problemas que rodearon al cuadro desde el primer instante.

El Guernica viajero

En 1938, al finalizar la Exposición, el marchante Paul Rosenberg organizó una exposición itinerante con obras de Picasso (incluyendo el Guernica) por distintas ciudades de Europa: Oslo, Copenhague, Estocolmo y Gotemburgo. Desde allí fue a Londres para recaudar fondos para el National Joint Commitee for Spanish Relief (Comité de Ayuda a los Refugiados Españoles), visitando también las ciudades de Leeds, Liverpool y Mánchester… El Guernica era, de este modo, el protagonista indiscutible de la campaña publicitaria de la República, y en efecto consiguió concienciar a muchas personas sobre la tragedia que estaba sufriendo el pueblo español.

Ya que el cuadro no podía volver a España (o mejor dicho, ir por primera vez a España) por la Guerra Civil, Picasso acordó que se llevaría al Museo de Arte Moderno de Nueva York hasta que la situación política de España mejorara. Sin embargo desde Nueva York viajó al Art Institute de Chicago en 1940, al Gallery of Fine Arts de Columbus en Ohio en 1941, y al Fogg Art Museum de Cambridge, Massachusetts, en 1942.

guernica1.jpg--644x362Fotografía del momento en que el Guernica llegaba al Casón del Buen retiro (1981)

En 1953 volvió a Europa. En concreto al Palazzo Reale de Milán con motivo de una exposición dedicada a Picasso, y en diciembre fue a la Bienal de Arte de San Pablo en Brasil. En 1955 formó parte de una retrospectiva de Picasso por Alemania, Bélgica, Holanda y Dinamarca, y entre 1957 y 1958 volvió a Estados Unidos con motivo del 75 Aniversario de Picasso en el MOMA para ir luego a Chicago y Filadelfia hasta que en 1958 regresó de nuevo al MOMA. Si hubiera un premio Record Guiness al cuadro más viajero del mundo, ese sin duda sería el Guernica.

Y el Guernica polémico

El regreso definitivo a España tuvo lugar en 1981. Permaneció en el MOMA esperando a que terminara la Dictadura franquista, y cuando por fin lo hizo comenzó el papeleo del Gobierno español para que regresara a sus legítimos dueños, no sin cierta polémica. Ya que solo un documento firmado por Picasso donde decía que había recibido 150.000 francos del gobierno español por los materiales para pintar el cuadro, era lo que confirmaba que el Guernica era español, y que por tanto debía volver con sus legítimos dueños.

3782083029_399d0785deAl llegar a España lo primero fue llevarlo al taller de restauración para recuperar el brillo perdido durante todos los viajes, y que habían transformado los blancos en amarillos. Una vez limpiado se expuso en el Casón del Buen Retiro y finalmente, desde 1992, se expone en el Museo Reina Sofía de Madrid, donde se encuentra actualmente. Esperando a que vayáis a descubrirlo.

Anuncios

Acerca de barbaracruzsanchez

Leo y veo de todo. Y cuando digo de todo es de TODO. Nunca sabes qué serie o libro hay por ahí escondido que va a acabar convirtiéndose en tu favorito...
Esta entrada fue publicada en Cultura y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s