Había una vez una camarera…

11067499_1023776837651467_6118809163289802816_n

No soy nada partidaria de hablar de mi en este blog, aunque sea mencionando los logros que he conseguido. Pero teniendo en cuenta que este blog se llama Pormiamoralarte, que una de las cosas que más amo en este mundo es escribir, y que precisamente por eso he luchado por publicar un libro pues… Bueno, creo que este es el mejor sitio donde hablar de ese libro.

Pero no quiero hablar de La Camarera de la Gran Vía de un modo objetivo (me resultaría imposible hacerlo) o centrarme en el argumento en sí de la obra (que creo que es aún más difícil, como pudieron constatar los que fueron a la presentación de la obra) Lo que me gustaría, si me lo permitís y ya que tengo la opción como autora de compartir mis pensamientos, es hablar de cómo ha sido ese camino que ha culminado en forma de una novela publicada por 2deletras

Una publicación que ha sido mimada con todo el cariño del mundo por parte de su creadora y de los dos editores que han permitido que la obra pase de ser una historia en mi ordenador, a una historia que ahora mismo puede leer quien quiera y encima en un formato tan bien conseguido.

10403348_1023776844318133_589669704529275454_n

Se puede decir que el camino de esa camarera llamada Eva y que trabaja en una cafetería de la Gran Vía comenzó cuando escribí la palabra “Fin” en la que fue mi primera obra, “Segunda Oportunidad”. Esas tres letras, para todo escritor, suponen una gran alegría pero alivio a la vez, ya que son la confirmación de que has podido hacer algo que te gusta, y que has sido capaz de llevarlo a buen término… Porque por una historia que terminamos, cuántas otras se habrán quedado a medias en esa carpeta del escritorio llamada “Pendientes de terminar”.

Cuando acabé mi primer libro conseguí el sueño de publicar la obra pero, llevada por la musa de la inspiración, enseguida empecé a pensar en la segunda. Una segunda obra donde tenía en claro una idea: Que la historia giraría en torno a un hecho sorprendente pero que podría ocurrirle a cualquier persona.

Lo que quería era, a diferencia de otros libros donde los personajes son gente de esa generación llamada JASP (Joven Aunque Sobradamente Preparada) y que con solo veinte años ya son los jefes de importantes empresas o todos unos expertos en… absolutamente todo; fuera gente como el resto del mundo. Con trabajos como los del resto del mundo y con los que el resto del mundo podría sentirse identificado. Y en ese sentido qué mejor que una camarera que, para más inri, trabaja en una cafetería de una zona tan conocida como es la Gran Vía de Madrid.

foto perfilFue así como, cuando apenas tenía esbozadas las ideas generales de la obra, el título vino a mi mente y ya no fui capaz de quitármelo de la cabeza. Y se convirtió en un título que, cuanto más lo repetía, más me gustaba.

Vivir el sueño de poder ver ese mismo título impreso en no solo uno sino cientos de libros es algo que, creo, a día de hoy todavía no me he hecho a la idea. Y menos aún el ver que esa portada donde se puede leer “La Camarera de la Gran Vía”, y que ahora mismo tienen en sus casas decenas de personas, es además una portada preciosa e intrigante a la vez gracias al talento de Fanny, siendo el mejor reflejo de lo que se esconde en su interior: Más de 250 páginas con intriga, tensión y un grupo de personajes que llevan al lector a un sin fin de momentos y escenarios cotidianos, junto a otros que no lo son tanto…

Muchos dirán que un escritor no debe pensar en el lector a la hora de escribir sus historias. Creo que eso es cierto en el sentido de que un escritor no puede dejarse influenciar por el resto de gente a la hora de escribir lo que quiera, y mucho menos cambiar el final de una historia solo porque ese final es el que pide su público. Tal vez esto es algo que se vean obligados a hacer los escritores con renombre y especialmente los que han creado series vendidas en todo el mundo, y donde sus personajes ya no son solo suyos sino también de sus fans.

11000642_1023777070984777_4621078323405292470_n

Pero sin necesidad de llegar a ese extremo, en mi caso sí puedo decir que pensaba en el lector cuando escribía los capítulos y poco a poco iba desenmarañando todas esas historias de los personajes que convergían unas en otras. Pensaba en el lector porque creía, sinceramente, que era una pena que solo yo y unos cuantos allegados tuvieran ocasión de leer esta historia. Que sería estupendo que más gente pudiera conocer la historia de la camarera Eva, del abogado Álvaro, del inspector de policía De la Serna y de unos cuantos personajes más.

Hace casi tres años, cuando terminé de escribir FIN en “La camarera de la Gran Vía”, esa fue mi ilusión: Que más gente pudiera leerla y disfrutar con lo que había salido de mi mente, y que yo había sido capaz de volcar en un sin fin de páginas en blanco con ilusión y muchísimo esfuerzo. Y ahora, tras tener la fortuna de encontrar una editorial llamada 2deletras, de conocer a personas como Manel, Verónica y Diana que ante todo quieren dar su oportunidad a las buenas historias que salen de los buenos escritores; por fin lo he conseguido.

1235473_1023777130984771_4998757760941592492_nAhora todo depende del lector. Que decida dar una oportunidad a este libro entre los miles que se publican en España y que no se deje llevar solo por la foto de la autora o si sale o no en programas de televisión, sino que simplemente vea el título, el dibujo de la portada, la sinopsis, y piense que merece la pena leerlo. Yo creo, sinceramente, que sí lo merece, al igual que lo piensan todos los que han tenido la obra en sus manos.

Pero ya es hora de que Eva deje las manos de sus creadores y empiece a recorrer un nuevo camino en compañía de sus nuevos lectores, y que sean ellos los que opinen…

DSC_0744

Anuncios

Acerca de barbaracruzsanchez

Leo y veo de todo. Y cuando digo de todo es de TODO. Nunca sabes qué serie o libro hay por ahí escondido que va a acabar convirtiéndose en tu favorito...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Había una vez una camarera…

  1. Verónica dijo:

    Lo pasamos genial!!!

    Una novela de lo más entretenida, sin duda.
    Te felicito 🙂

    • Eso era lo importante. Una presentación aburrida o demasiado larga era lo último que queríamos todos, y está claro que no ha sido así. Sigo encontrándome gente que me dice que se lo pasaron muy bien 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s