The Imitation Game: Desvelando Enigma

The Imitation Game: desvelando EnigmaThe Imitation Game es una de las películas que optan a los Oscar en las categorías de mejor película, director, guión e interpretación tanto masculina como femenina. Unas nominaciones acertadas en tano que este film consigue recuperar del olvido un episodio destacado de nuestra Historia más reciente.

Seguro que, como yo, muchos de vosotros jamás habíais oído hablar de Alan Turing. Sí que os sonará el nombre de Enigma como algo relacionado con la Segunda Guerra Mundial y con los mensajes cifrados, pero sin llegar a saber exactamente qué papel jugó en el conflicto esa peculiar máquina.

Arrojar un poco de luz a toda esta Historia es precisamente lo que hace The Imitation Game. Un film que transcurre durante 4 de los 6 años que duró la Segunda Guerra Mundial. Pero, a diferencia de otros films bélicos centrados en el campo de batalla, en esta ocasión el escenario principal son unos despachos de Londres, alejados del centro de la ciudad que es bombardeada constantemente, y donde tuvo lugar otra guerra. En esa ocasión una guerra contra el tiempo y donde el intelecto y las matemáticas eran las armas a utilizar.

The Imitation Game: desvelando EnigmaEn el centro de este campo de batalla particular está Alan Turing, un experto matemático de 27 años con claros problemas para socializar con otras personas, y que no tiene reparos en afirmar que es una de las mentes más brillantes del mundo. Por ello no dudará en presentarse a una entrevista para formar parte de un equipo de inteligencia destinado a descifrar la clave de Enigma.

¿Qué es Enigma?

Enigma es la máquina que supuso una auténtica pesadilla para el bando de los Aliados durante el mayor conflicto bélico conocido en la Historia de la Humanidad. Una máquina con apariencia de máquina de escribir pero que era mucho más que eso: Era la máquina empleada para codificar y descodificar todos los mensajes que se enviaban dentro del bando de los nazis, y que servían para notificar futuros movimientos de las tropas durante la contienda.

La cuestión de esa máquina codificadora era que los Aliados conseguían captar cada día cientos de mensajes cifrados que habían pasado por Enigma, y aun así eran incapaces de descifrar el código que se había empleado para cifrar el mensaje. ¿Por qué? Porque ese código cambiaba cada 24 horas, exactamente a las 00:00 de la noche.

The Imitation Game: desvelando EnigmaDe este modo, el trabajo de inteligencia formado por las mentes más brillantes de Inglaterra se convierte en una auténtica carrera contrarreloj donde la fatídica hora de las 00:00 suponía tirar a la basura todo lo conseguido hasta ese momento para empezar otra vez de cero. Y así día tras día tras día.

Con semejante panorama era lógico que la frustración de todos los que formaban parte del grupo de expertos fuera más que palpable, con momentos de auténtica desesperación. Sobre todo cuando veían que Turing no participaba en las tareas para calcular el código, como sí que hacían el resto de compañeros.

¿Qué tenía de especial Alan Turing?

En seguida Alan Turing, que no tenía ni idea de alemán pero entendía que eso no era algo necesario para la tarea encomendada, comprendió que la clave del éxito pasaba por realizar el mayor número posible de combinaciones posibles con el fin de desvelar el código de Enigma durante las 24 horas de plazo existente (18 en realidad, pues solo empezaban a recibir mensajes cifrados a partir de las 6 de la mañana). Él sabía que para poder utilizar todas las combinaciones posibles y encontrar la clave, ni un millón de las mentes más brillantes podrían hacerlo en el escaso periodo de tiempo con el que contaban.

Por ello lo que debía hacer era crear OTRA máquina capaz de entender a Enigma, y capaz de encontrar la clave. Y esa máquina en la que nadie salvo el propio Turing confiaba, era ni más ni menos que la precursora del ordenador que utilizamos hoy en día.

Otros problemas aparte de la Guerra

Pero si algo destaca, sorprende y sobre todo indigna de lo que se narra en The Imitation Game, es la visión que se ofrece de la sociedad de aquella época, tan distinta a la nuestra. Distinta principalmente en cuanto al trato que se daba a las mujeres y homosexuales, donde las primeras solo eran vistas como madres cuya única función en la vida (y ejemplo de éxito) era casarse y tener hijos, mientras que los segundos eran directamente declarados ilegales, siendo muchos fueron condenados a la cárcel o a seguir un tratamiento médico para deshacerse de esa “terrible enfermedad”.

The Imitation Game: desvelando EnigmaLos protagonistas principales de esta película, interpretados por unos magistrales Benedict Cumberbatch y Keira Knightley, sirven de ejemplo para ambos casos de marginación. Ella una mente brillante pero escondida, ya que el resto del mundo solo la veía como una posible secretaria (el único trabajo que podían desempeñar las mujeres), mientras que a sus padres solo les preocupaba que encontrara marido pronto para poder cumplir su función de esposa y madre. Y cualquier aspecto ajeno a esa función (aunque fuera salvar la vida de millones de personas al poner fin a la Guerra) no era aceptado. Por ello se verá obligada, con el apoyo de Turing, a buscar cualquier estratagema para poder desarrollar su labor a escondidas del resto de esa misma sociedad a la que estaba intentando salvar.

Él, por su parte, es uno más de los miles de homosexuales que debían vivir en la sombra, no solo por miedo al qué dirían, sino sobre todo por miedo a ser encarcelado por el delito de ser tal y como eran. Una condena que, en el caso de Turing, supondría un mayor suplicio porque de ese modo estaría alejado de sus investigaciones, que eran de las pocas cosas en la vida que le aportaban cierta felicidad.

No falta el humor y la esperanza

Pero pese a lo extremadamente complicado de las vidas de ambos protagonistas o el trágico momento de la Historia en que tiene lugar el film, The Imitation Game no es una de esas películas que se recrean en lo dramático, cruel y crudo de aquella época.

The Imitation Game: desvelando EnigmaPor encima de ello destacan sorprendentes notas de humor que logran sonsacar sonrisas al espectador al ver como, aún en los peores momentos de la vida, el humor (cada uno entendido a su modo) siempre es bien recibido.

En resumen, una sorprendente película que ayuda a conocer mejor a un hombre cuya ayuda jamás será suficientemente recompensada, y que ya era hora (70 años después) que toda la humanidad conozca lo que hizo por nosotros.

Más info

Director: Morten Tyldum

Guión: Graham Moore (basado en el libro de Andrew Hodges)

Reparto: Benedict Cumberbatch, Keira Knightley, Mark Strong, Charles Dance, Matthew Goode, Matthew Beard, Allen Leech, Tuppence Middleton, Rory Kinnear, Tom Goodman-Hill,

Web oficial: theimitationgamemovie.com

Anuncios

Acerca de barbaracruzsanchez

Leo y veo de todo. Y cuando digo de todo es de TODO. Nunca sabes qué serie o libro hay por ahí escondido que va a acabar convirtiéndose en tu favorito...
Esta entrada fue publicada en CINE y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s