Las Ánimas de Bernini: un pedazo de Roma en el Museo del Prado

Las Ánimas de BerniniLa exposición que presenta el Museo del Prado, “Las Ánimas de Bernini” es una ocasión única para aquellas personas que no han tenido ocasión de visitar Roma pero que pueden disfrutar de parte de su esencia gracias a las obras de Gian Lorenzo Bernini Bernini.

Bernini es uno de esos artistas del Renacimiento que la Historia del Arte no ha tratado con todo el respecto que se merecía, en esta ocasión por culpa de los desafortunados comentarios que ciertas personas (llamémoslas Papas) se empeñaron en propagar sobre este artista cuando estaba en la cumbre de su carrera… Y aunque siempre es triste ver que ciertos artistas son olvidados, lo es más cuando uno descubre que ese artista es, simplemente, asombroso.

Y es que hablar de Bernini es hablar de Roma. Pero no la Roma plagada de turistas o la de la época clásica con los gladiadores y emperadores. Es hablar de la Roma señorial, la de los Papas y las intrigas palaciegas. Pues fue tanto lo que hizo Bernini artísticamente en esta ciudad durante su larga trayectoria, que parte de la ciudad nunca volvió a ser la misma después de él. Y no solo cambió Roma sino que, siendo Roma el ejemplo a seguir por aquel entonces, rápidamente el resto de ciudades europeas, sobre todo Madrid, no dudaros en seguir sus enseñanzas.

Las Ánimas de BerniniPor lo dicho hasta ahora, a lo mejor seguís sin tener tener muy claro qué e es lo que hacía Bernini como artista: ¿Escultura? ¿Arquitectura? ¿Pintura? La respuesta es, hacía TODO. Bernini, como buen hombre del Renacimiento, no hizo ascos a nada y tan pronto pintaba un cuadro como hacía una escultura o se ponía al cargo de una construcción arquitectónica. Y sin embargo es ciertamente en la arquitectura donde más triunfó, al ser el encargado de llevar a cabo la última remodelación de San Pedro del Vaticano, por medio de la incorporación de la famosa columnata porticada y que hoy recibe a los millones de turistas como dos gigantescos brazos abiertos.

Desde Roma a Madrid

Centrándonos en la exposición que presenta el Prado, uno podría preguntarse cómo van a hacer para llevar piezas arquitectónicas desde Roma a Madrid. Efectivamente no se puede, pero a cambio sí que han tratado de mostrar la grandeza de su obra por medio de bocetos y planos de las obras que realizó, fotografías de sus obras situadas en Roma, o incluso mostrando un gigantesco cuadro de cómo era San Pedro del Vaticano antes de que Bernini le metiera mano, y que directamente parece otro escenario, pues no se percibe esa grandeza que tiene hoy en día.

Junto a estos planos y bocetos, esta exposición se centra en las Ánimas de Bernini. Pues aunque Bernini destacó como arquitecto que creaba escenarios efímeros para los eventos del momento, y que serían como escenarios teatrales pero solo para un día de vida, con motivo de la entrada del Papa a la ciudad… Si, en ese sentido los Papas sí que sabían como hacer una entrada, aprovechando que tenían a mano a los mejores artistas del momento y que el dinero precisamente no les faltaba.

Las ánimas de BerniniPero a parte de esto, si en algo triunfó Bernini fue en la escultura. Y sobre todo en la plasmación de los sentimientos a través del mármol. Un objetivo que persiguieron todos los artistas del Barroco que le tocó vivir, pero que creo nadie llegó a hacer como él.

Roma está plagada de esa expresividad de las esculturas de Bernini, ya sea por medio de gigantescas esculturas como la fuente de los cuatro ríos, en la Piazza Navonna, o a través de conjuntos menos grandiosos y más olvidados, como los que se encuentran en la Galleria Borghese. Si tenéis la oportunidad de ir a Roma, por favor no perdáis la ocasión para acercaros a estos sitios. Y si no, un buen comienzo es esta exposición del prado.

Las Ánimas

Abriendo la exposición nos encontramos con dos obras que dan nombre y sentido a la propia muestra, ya que se representan los dos bustos de dos ánimas: la beata y la dannata. Son por tanto dos bustos que representan el alma de dos personas que han fallecido, pero mientras la primera ha sido salvada e irá al cielo, la segunda deberá pasar toda la eternidad en el infierno.

Y es precisamente esta segunda obra donde más se sobrecoge uno al ver cómo un trozo de frío mármol y piedra puede expresar tanto. Pero es así es. Desde el propio pelo del retratado, revuelto a más no poder, a las arrugas que se forman en torno a los ojos, la frente y la nariz de esa alma atormentada y que parecen tan reales que uno desea tocarlos, y que dan muestra del estado de ánimo de esa alma, tan en contraste con la actitud relajada de la alma que se ha salvado.

Las Ánimas de Bernini            Las Ánimas de Bernini

Y sobre todo sorprende, sobrecoge y casi asusta la boca del busto, abierta a más no poder en un grito silencioso que pone los pelos de punta.

Sé lo que estáis pensando: Que estoy exagerando y que nada puede crear esa sensación y menos si es solo mármol. Tal vez sea así y solo sea mi sentimiento de fan que lo vuelve todo más grandilocuente de lo que realmente es. Pero también es cierto que solo con las obras de Bernini he sentido ese imperioso deseo de tocar el mármol para sentir su textura, pues cuanto más tiempo la contemplo más parece que la escultura se va a mover… Y si no lo creéis, hacer la prueba… Sin tocar, claro.

Pero estas no son las únicas esculturas de Bernini en la exposición del Museo del Prado, si bien son las más espectaculares. Junto a ellas podemos ver el boceto que el artista realizó en terracota sobre una de sus obras más aplaudidas: el éxtasis de Santa Teresa.

Las Ánimas de BerniniEsta obra es, en mi opinión, una de las más grandes esculturas creadas en la historia del Arte. Y no solo por la obra en sí sino también por la escenografía que hay montada a su alrededor y que consigue que la capilla Cornaro en la que se encuentra, dentro de la Iglesia de Santa María de la Victoria, parezca de otro mundo. Y lo mejor es que esta iglesia es tan poco conocida en Roma por los turistas, que si la encontráis podréis ver la obra sin el agobio de tanta gente…

Pero volviendo a Madrid, a pesar de que en el Museo del Prado no podemos contemplar la obra original en toda su plenitud, y a pesar de que parte del boceto en terracota está rota, la expresividad de Santa Teresa es exactamente la misma que la original.

Las Ánimas de BerniniY por último, como piezas maestras de esta pequeña exposición dedicada a Bernini, tenemos los retratos ecuestres que Bernini realizó en bronce dorado para el monarca Felipe IV y Carlos II después de una serie de desavenencias.

Estas “desavenencias” fueron las que comenzaron a ensuciar el nombre de Bernini, cuando al inocente Bernini no se le ocurrió otra cosa que realizar obras para los monarcas de Francia, España y el Vaticano, cuando estas naciones no se encontraban precisamente en su mejor momento de amistad y buenas relaciones.

Esto hizo que, pese a que Bernini siguiera realizando un trabajo impecable, como ocurrió con la estatua ecuestre de Luis XIV, el monarca francés rechazó la obra y obligó al artista a que cambiara el rostro de la figura para que no le representara a él sino a Marco Corcia, y que se encuentra hoy en los jardines de Versalles.

Pero volviendo a Madrid, a pesar de que aquí no podemos contemplar la obra original en toda su plenitud, y a pesar de que parte del boceto en terracota está rota, la expresividad de Santa Teresa es exactamente la misma que la original.Se trata de una estatua inspirada en la que Bernini realizó sobre Constantino, y que también recibió críticas pese a que es una estatua gigantesca estatua hecha en mármol y con el caballo en corveta, que entraña una gran dificultad.

Y por último, dentro de su larga serie de obras que fueron rechazadas sin motivo, tenemos los bocetos de la escultura que realizó para el rey Felipe IV, y que en realidad tendría que haber formado parte de un conjunto más grande con juegos de perspectiva similares a los de la galería del Palazzo Spada del gran arquitecto del momento Borromini, pero que al final quedaron en una sola escultura situada en Santa María Maggiore, y encima no siempre en el mismo sitio.

Precisamente es en esta iglesia donde se encuentra la tumba del genial Bernini, y donde su sencillo epitafio habla de una caída en desgracia que nunca se mereció y que sus hijos trataron de hacer olvidar por medio de biografías más reales y alejadas de las críticas de los reyes y Papas.

Una exposición que no está a la altura de Bernini

A estas alturas creo que ha quedado claro que esta exposición es increíble simplemente porque se centra en Bernini. Pero de ahí a decir que es una exposición que recomiendo va un largo trecho. No porque esta sea mala, ni mucho menos sino porque, para ser una exposición del Museo del Prado y por la que debes pagar 14€ (o 7€ con descuento), dos simples salas donde las Ánimas son las dos únicas obras que realmente merecen la pena por su calidad y conservación… me parece sencillamente excesivo.

Y aunque yo haya tenido la ocasión de disfrutarla gratis, reconozco que por mucho que me guste Bernini, no sé si sería capaz de pagar tanto para 30 minutos de visita… Así que creo que en este caso lo mejor es disfrutar de estas obras del Prado gracias “Por mi amor al arte”, ahorrar un poco de este modo, y así ir a ver los originales a Roma, que es donde mejor se disfruta de toda la obra de Gian Lorenzo Bernini.

 Más info

Lugar: Museo del Prado, Madrid

Fecha: Hasta el 8 de febrero de 2015

Precio: 14 € (7 € con descuento de estudiantes y las dos últimas horas del sábado y doming, y gratis para desempleados y jubilados)

Anuncios

Acerca de barbaracruzsanchez

Leo y veo de todo. Y cuando digo de todo es de TODO. Nunca sabes qué serie o libro hay por ahí escondido que va a acabar convirtiéndose en tu favorito...
Esta entrada fue publicada en Cultura y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s