Un paseo por la Quinta de los Molinos

Quinta de los Molinos

Aprovechando que ha salido el sol y que la primavera ya está cerca, es hora de salir a la calle y disfrutar del buen tiempo. Y si podemos hacerlo paseando por uno de los parques más hermosos de Madrid, plagado de cerezos que acaban de florecer, mejor que mejor. Os presento la Quinta de los Molinos.

La Quinta de los Molinos es uno de esos grandes olvidados en cuanto a parques de Madrid se refiere. Junto a otros rincones verdes como “El capricho” o “La Fuente del Berro”, estos parques más coquetos suelen pasar desapercibidos si se les compara con el grandioso Retiro. Sin embargo, es precisamente su tamaño más discreto lo que les hace hermosos.

En el caso de la Quinta de los Molinos, situado en un lugar tan urbano como es plena Calle de Alcalá, su característica principal es la cantidad de cerezos y almendros que hay en su interior. Árboles en teoría discretos por su tamaño, pero que cuando florecen ofrecen un espectáculo de tal belleza, que es imposible no acercarse con cámara en mano para inmortalizar el momento.

Quinta de los MolinosCientos de personas se acercan estos días a la Quinta para contemplar el florecimiento

Claro que, y aquí hay que ser sinceros, si decidís acercaros al parque este fin de semana, no penséis ni mucho menos que seréis los únicos. Y es que semejante espectáculo es uno hermoso pero también efímero, pues la época de florecimiento de estos árboles es bastante breve: unos diez días o dos semanas a lo máximo (dependiendo del buen tiempo), con lo que os imaginaréis la cantidad de personas que aprovecharán el sol para ir a verlo antes de que venza el plazo.

Sin embargo, no dejéis que ello os desanime a la hora de acercaros a este parque. Cierto que hay veces que uno se deja influenciar por esas películas o fotografías románticas donde aparece una pareja a solas en un paraje bellísimo. Pero seamos realistas: Si tan hermoso es ese lugar, como ocurre con la Quinta de los Molinos, ¿no sería extraño que nadie más conociera su existencia?

Quinta de los MolinosPor fortuna la Quinta de los Molinos es lo suficientemente grande (21,5 hectáreas) para que en ningún momento se cree esa sensación de agobio, por mucha gente que haya en su interior. Y a fin de cuentas, ¿no es eso parte del encanto de pasear por un parque?: Ver parejas tumbadas en el césped mientras varios niños juegan con la pelota y unos padres empujan un carrito de bebé bajo la sombra de los cerezos. Todos tenemos derecho a disfrutar de este pequeño tesoro que se deja ver por unos pocos días al año.

Origen de la Quinta de los Molinos

La Quinta de los Molinos fue propiedad del Conde de Torre Arias, hasta que en 1920 pasó formar parte del patrimonio de César Cort Botí, profesor de Urbanismo en la Escuela de Arquitectura. Él fue el encargado de construir una finca con gran variedad de árboles floridos y un Palacete de estilo racionalista. A raíz de la muerte de Cort Botí en 1978, sus herederos acordaron con el Ayuntamiento que la zona pasase a ser de uso público, siendo así desde 1982. Un verdadero regalo para los ciudadanos de Madrid, que en 1997 fue declarado Parque Histórico.

Pero no sólo de cerezos y almendros vive la Quinta. El visitante también podrá descubrir en su interior un hermoso estanque engalanado con albercas y parterres de flores, varias fuentes y dos molinos dotados de aeromotores para facilitar la red de riego. Ellos son precisamente los que dan nombre al parque: el Molino de la Casa del Reloj y el Molino de la Rosaleda de Palacio.

Quinta de los MolinosUn poco de botánica

Durante mi último paseo por la Quinta fui testigo de muchas conversaciones de otros caminantes. La mayoría eran referentes a lo peculiar de estos árboles y el tiempo tan corto que hay para su recolección, así como sobre esa gran zona de España conocida por sus cerezos: El valle del Jerte.

Los cerezos son un tipo de árbol que se cultiva extensamente por su fruta: la cereza. Junto a los almendros, melocotoneros, ciruelos y albaricoqueros forma parte del género Prunus, caracterizado porque su floración es a base de racimos de flores juntas, lo que le da un aspecto muy distinto al del resto de árboles frutales. Las cerezas maduran desde finales de primavera hasta inicios del verano, siendo un período muy corto de recolección en comparación con otros árboles frutales.

Quinta de los MolinosExisten varias clases de cerezos con distintas características. Por ejemplo, la variedad “cola larga” tiene los rabitos de las cerezas largos y suelen ser pequeñas. Otras variedades son la “Burlat”, “Lamber” y “Ambrunés”. Cada una de ellas cuenta con ciertas particularidades, como la variación en su acidez, carnosidad y tiempo de maduración.

El Valle del Jerte es sin duda el lugar por excelencia en cuanto a cerezos se refiere. Tanto por la cantidad y calidad de sus cerezas, como por el deseo de contemplar el bello espectáculo de su floración, el Valle del Jerte congrega a miles de personas con la llegada de cada primavera: Ya sean jornaleros que en cuestión de días deberán recolectar los árboles, o turistas que no quieren perderse una instantánea sobrecogedora.

Quinta de los MolinosPrecisamente para los turistas, la Oficina de Turismo del Valle del Jerte realiza cada año una “previsión de la floración de los cerezos”, para que los turistas se acerquen en las fechas idóneas a su contemplación. Ofrecen también recomendaciones para disfrutar de la visita, señalando los lugares idóneos desde donde se tienen las mejores vistas.

Y para aquellos que no tengan ocasión de hacer un viaje hasta Extremadura, la Quinta de los Molinos es una excelente alternativa para contemplar los cerezos. Ni siquiera hace falta preparar el viaje, pues se puede llegar en metro o autobús, y está a pocos kilómetros del centro de Madrid. Ya no hay excusas para descubrir este parque olvidado.

Más info:

Lugar: Calle Alcalá, 527-531

Cómo llegar: Metro Suanzes (L5), y autobuses 77, 104 y 105

Entrada gratuita, en horario de 6.30 a 22.00 horas

Anuncios

Acerca de barbaracruzsanchez

Leo y veo de todo. Y cuando digo de todo es de TODO. Nunca sabes qué serie o libro hay por ahí escondido que va a acabar convirtiéndose en tu favorito...
Esta entrada fue publicada en LUGARES y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un paseo por la Quinta de los Molinos

  1. Hace años que no voy.
    Mira por donde, ya sé a donde iremos en una de estas 🙂

    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s