Lego: La película

La_LEGO_peliculaLa película que recomiendo para esta semana, tal vez sea una que a primera vista no llame nada la atención, pero con la que os aseguro que pasaréis un buen rato: “Lego, la película”. Una cinta hecha enteramente por ordenador, y con la que disfrutarán grandes y pequeños. Lo sé, es lo típico que se dice en estos casos, pero en esta ocasión creerme que es con conocimiento de causa.

La primera vez que supe de la existencia de esta cinta, decir que quedé sorprendida sería poco. Sobre todo cuando en el trailer apenas se decía nada del argumento, y tan sólo quedaba claro lo que ya se sabía con el título de la misma: Que estaba protagonizada por las figuritas de Lego, y que toda la acción tenía lugar en un mundo hecho a base de las piezas de este mítico juguete.

Pero afortunadamente decidí darle una oportunidad, y menos mal que lo hice. Y es que Lego es una de esas películas en las que no paras de reír casi desde el minuto uno, por muchas razones: Desde las peculiaridades de los propios protagonistas de la historia, que lucen orgullosos sus “minusvalías físicas” (como el no poder agarrar las cosas con las manos, no tener articulaciones para saltar, o tener caras un tanto monótonas que les impide diferenciarse los unos de los otros), hasta el argumento en sí, que tiene como protagonista al muñeco Lego más simple, soso y poco original que pueda existir.

la Lego películaEmmet, protagonista de la historia, portando un libro exageradamente grande para que le quepa en sus manos sin dedos. El tamaño de los objetos será una fuente constante de chistes en toda la película

El muñeco en cuestión, Emmet, destaca por ser todo lo contrario a lo que cabría esperarse de un héroe. Y es que es un muñequito que es la mar de feliz siguiendo la corriente, sin plantearse nunca por qué pasan las cosas, y que sólo sabe decir que sí a todo el mundo para que sean felices. Su máxima resume muy bien su forma de ser, que además se empeña en cantar durante toda la película (pero no es musical a lo Disney, no os asustéis): “Todo es fabuloso”

Por fortuna, Emmet se encuentra en seguida con otros personajes que harán de su vida un poco menos anodina, de paso que arrancarán carcajadas a los espectadores: La siempre necesaria chica del protagonista, y que es todo lo contrario a Emmet, junto a un Batman un tanto peculiar, empeñado en presentarse como un ser gótico y emo pero que se convierte en un auténtico robaplanos de la película. Es decir, él es uno de esos personajes que realmente no intervienen en el argumento de la historia, pero que cada vez que aparecen en pantalla desata la locura entre el público. Algo que, en el caso español en concreto, se consigue aún más gracias a que el doblador del muñequito es el mismísimo Claudio Serrano, quien ha dado voz a Batman tanto en las últimas películas del Caballero Oscuro, como en todos los videojuegos que se han hecho del superhéroe hasta la fecha. Sólo uno más de los alicientes para ver esta cinta.

La-lego-películaLos típicos escenarios de los juguetes Lego, como es el salvaje oeste, serán los mismos por donde transcurran las aventuras de los protagonistas. Y llegarán a ser tan importantes como los propios personajes.

El argumento, que ya va siendo hora de comentarlo, en un principio podría parecer típico, o incluso tirando a insulso: Emmet, al que ya hemos descrito como el ejemplo de antihéroe en tanto que se limita a vivir la vida y ser un ignorante feliz, descubre un buen día que él es el elegido para salvar su apacible mundo porque el señor Megamalo (para qué complicarse con nombres originales cuando son figuras de Lego) planea destruirlo en cuestión de días. Una misión para la que ni mucho menos cree estar preparado, pero los personajes que irá conociendo durante su aventura le darán la confianza que tanto necesita.

No voy a negar que, como ocurre con muchas otras películas (y más las dedicadas a los niños), también tiene sus puntos bajos. Pero afortunadamente estos momentos son los menos, y a cambio ofrece un repertorio de gags y chistes absurdos junto a otros mucho más inteligentes, que dudo mucho la mayoría de los niños que vayan al cine entenderán. Un repertorio que hace que te des cuenta de que esta es una de esas películas que parece que están hechas para el público infantil, pero en realidad es el que menos lo va a disfrutar.

Películas no tan infantiles

Existen muchos ejemplos de este tipo… O, mejor dicho, casi se podría decir que son más las películas catalogadas como infantiles pero que están destinadas a un público adulto, que las que están hechas enteramente para los más pequeños. “Toy story”, por supuesto, es la trilogía que se lleva la palma en este sentido, llegando a haber sido nominada al Oscar como mejor película (que no película de animación), seguida de prácticamente todas las películas de la factoría Pixar: “Bichos”, “Buscando a Nemo”, “Los Increíbles”, “WALL-E”, “Up” y un largo etcétera. De seguro que todos recordáis haber visto estas películas (y si no, deberíais verlas), y haber disfrutado como enanos… Más incluso que los niños que teníais a vuestro lado, y que los pobres seguro no se enteraron ni de la mitad del argumento.

Pero es que las películas de animación, hace mucho que dejaron de ser películas sólo para niños. Es más, casi diría que a día de hoy son pocas las cintas “infantiles”, enteramente pensadas para niños. Ni siquiera creo que se salven las de la factoría Disney. De acuerdo, en ellas hay mucho número musical y mucho momento memorable y empalagosamente tierno que a los mayores de quince años nos suele sacar de quicio… Pero quitando eso, son películas entretenidas y muy divertidas que merece la pena ver.

Lego la películaSólo unos pocos de los muchos personajes Lego que aparecen en la película, y que por supuesto ya se pueden comprar en la edición especial de “Lego: La película”. Y es que, película entretenida o no, sigue siendo un marketing perfecto.

Por supuesto, con todo esto no quiero decir que “Lego” no sea una buena película para ver con los niños: El que ellos no vayan a enterarse de muchos de los gags, no significa que no tengan derecho a pasar un buen rato. Sobre todo si al final de la película, quién lo diría con un título y un argumento un tanto simple en apariencia, hay una moraleja de esas que te dejan en el sitio. No por ser demasiado profunda, sino justo por todo lo contrario: Porque es una idea en apariencia sencilla, pero que uno no debería olvidar tan rápido como acaba haciendo. Es un poco lo que ocurría con “Toy Story”, donde una de las ideas centrales era que se debían cuidar los juguetes y no abandonarlos, pues quién sabía si en realidad también tenían su corazoncito y sufrían cuando tú nos les veías.

Tranquilos, que no pienso destripar el final de “Lego” y contaros su moraleja. Más que nada porque merece la pena descubrirla en su momento, después de haber pasado hora y media sin parar de reír. Y probablemente, cuando salgáis del cine y tengáis unas ganas locas de jugar con el barco pirata de Lego que lleva años abandonado en el trastero, ese final os haga ver a esos muñecos amarillos de un modo totalmente distinto.

Anuncios

Acerca de barbaracruzsanchez

Leo y veo de todo. Y cuando digo de todo es de TODO. Nunca sabes qué serie o libro hay por ahí escondido que va a acabar convirtiéndose en tu favorito...
Esta entrada fue publicada en CINE y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s