Las impresiones de Pissarro

El bosque de MarlyComo última exposición a recomendar para el mes de agosto, qué tal la de unos paisajes primaverales. Para disfrutar del buen tiempo, aunque sea en pintura, antes de que lleguen las lluvias. Y qué mejores paisajes que los realizados por Pissarro, uno de los principales representantes del Impresionismo.

La muestra que el museo Thyssen – Bornemisza está ofreciendo en Madrid hasta el 15 de septiembre, es la primera visión en retrospectiva de Camille Pisarro que se realiza en España. Reúne casi 80 cuadros realizados a lo largo de toda su trayectoria, procedentes de todas las ciudades en las que estuvo: Desde su llegada a Francia procedente del caribe (nació en las Islas Vírgenes, en 1830), pasando por Caracas y Londres, hasta su muerte en París en 1903.

Pero antes de entrar en materia sobre la exposición, tal vez merezca la pena hablar un poco sobre el Impresionismo. Ese movimiento pictórico que surgió en la segunda mitad del siglo XIX, tan opuesto a todo lo que se había hecho antes.

Impresionismo o impresión.

Son muchos los que se extrañan al ver algunos cuadros impresionistas, al compararlos con las que se hicieron sólo un par de décadas atrás. No os sintáis mal si os encontráis entre ese grupo. Es normal pensar así. Incluso, llegado el caso, son muchos los que afirman eso de “¿es que se les olvidó pintar bien?”. Pero es cierto que, después de todo lo aprendido desde el Renacimiento, cuando empezó a dominarse la perspectiva y los cuadros parecían tan reales como fotografías; era como si la pintura del nuevo siglo hubiera desandado el camino recorrido.

Nada más lejos de la verdad. O, dicho de otra manera, los artistas de aquel momento sabían perfectamente lo que estaban haciendo. Y sabían dibujar, eso está claro. Las Academias de Bellas Artes enseñaban a dibujar anatomías humanas y bodegones al natural, y uno no podía considerarse un artista si no dominaba perfectamente el dibujo realista.

El entierro de Ornans“El entierro de Ornans” (1851) de Courbet, es un buen ejemplo de la pintura realista de la primera mitad del s. XIX, donde el gusto por el detalle y las grandes composiciones, eran una de sus características principales.

Pero entonces cambió algo: Llegó la cámara fotografía. Una máquina extraña que parecía mágica, y que conseguía captar la realidad sólo con apretar un botón y esperar unas cuantas horas… La tecnología no era lo que es ahora, para qué mentir. El caso es que los artistas del momento empezaron a preguntarse qué había de diferente entre los paisajes que ellos pintaban, y lo que aquel extraño objeto reproducía. Y unos cuantos de esos artistas, cansados de hacer lo mismo que el resto del mundo, decidieron salir de sus talleres y, caballete bajo el brazo, pintar lo que sus ojos veían. Tal y como sus ojos lo veían.

Hoy en día, el hecho de colocarse en el puerto o frente a una calle famosa para dibujarla, no sorprende a nadie. De hecho, lo podemos ver cada día en los lugares más turísticos de cada ciudad. Pero por aquel entonces supuso toda una revolución, y no pocos de esos artistas fueron expulsados de las Academias por romper las reglas. El resto ni siquiera esperaron a ser expulsados: Se marcharon sabiendo que nada de lo que allí enseñaban, era lo que estaban buscando.

Impresión, sol naciente“Impresión, sol naciente” (1872) de Monet, fue el cuadro que puso nombre a la nueva corriente pictórica. Según comentó el autor en su día, puso este título a su obra, porque no dejaba de haber retratado la impresión efímera de un puerto

Salir a la calle a pintar “al natural” es por tanto uno de los elementos que caracteriza a los pintores del Impresionismo. El otro es lo que he mencionado antes: Pintar tal y como sus ojos veían ese paisaje. Y lo cierto es que nuestros ojos difícilmente captan los paisajes con esa perfección que aparecía en los cuadros de siglos pasados. No somos capaces de captar tantos detalles como se veían en esas pinturas, sino que en muchas ocasiones simplemente vemos figuras distorsionadas por la luz del sol.

Así fue cómo surgió ese movimiento, y cómo recibió su nombre: Impresionismo. Pues eran ejemplos de impresiones de paisajes, captadas en un momentos dado del día, cuando la luz del sol bañaba esas figuras, dotándolas de un aspecto único e irrepetible.

Es por ese deseo de captar un momento que no volverá a repetirse, por lo que es tan común ver que el mismo pintor dibuja una y otra vez el mismo paisaje. No lo hace porque se haya vuelto loco, ni mucho menos. Sino porque quiere captar ese paisaje, o esa calle en concreto de París, en distintos momentos del día. Para mostrar cómo la luz y las sombras cambian, transformando incluso ese paisaje, según sea un amanecer o un atardecer.

El Impresionismo en Pissarro

Tras este pequeño resumen de cómo surgió el Impresionismo, centrémonos en Pissarro. Uno de los artistas fundadores de este movimiento artístico, que dedicó toda su vida a difundir y apoyar esa nueva manera de pintar. De hecho, él fue el único artista que participó en todas las exposiciones realizadas en París sobre el impresionismo, entre 1874 y 1886.

El_Oise_cerca_Pontoise_en_Grey_Weather_algomasquearte_40AA“El Oise cerca de Pontoise, día nublado” (1876) de Pissarro. La técnica empleada, a base de rápidas pinceladas, y el tema representado, un paisaje a orillas del río; serán muy similares a los de sus contemporáneos Monet o Sisley, en la primera etapa de Camille.

Sin embargo, el pintor holandés contaba con un inconveniente. Uno que hizo (y sigue haciendo) que fuera menos conocido que el resto de pintores del momento: Fue contemporáneo de Monet. Y al igual que le ocurrió a Salieri con Mozart, poco pudo triunfar Pissarro si sus obras eran comparadas con el más grande de los grandes.

Pero no hay duda de que Camille Pissarro también fue de los grandes. Gracias a sus viajes por Londres y París, huyendo de unos padres que nunca aceptaron que quisiera convertirse en un artista, su estilo fue mejorando; ayudado también por el contacto con Cézanne o el propio Monet. Y mientras Monet se centró en los paisajes floreados o sus adorados nenúfares, Pissarro quiso dar más significado a sus cuadros. Fue a causa de sus ideas políticas, dentro del socialismo y a veces rayando el anarquismo, lo que le llevó a decantarse por el ambiente campesino y la vida rural francesa.

Las diferencias de Camille

De este modo, si bien muchos cuadros son similares a los que realizaban sus coetáneos (hay veces que parece que nos encontramos frente al juego de las siete diferencias, por lo mucho que se parecen), con Pissarro encontramos campesinos trabajando de sol a sol, o los bueyes de carga, arrastrando fardos de heno sin descanso.

Estos son los cuadros que pueden observarse hacia la mitad de la exposición, desarrollada cronológicamente. La primera parte se centra en obras correspondientes a los años 60 del XIX. Cuando Pissarro, todavía un aprendiz, estaba influenciado por los maestros del paisaje más realista del momento: Corot o Courbet.

La-Varenne-Saint-Hilaire-View-from-Champigny-S“La Varenne-Saint-Hilaire, vista desde Champigny” (1863): Una vez aprendió la técnica impresionista, Pissarro se decantó por los temas rurales, donde era común ver a campesinos trabajando en la inmensidad del campo. 

Tras esa primera etapa de iniciación, el visitante encontrará los cuadros más rurales, junto a los que pintó en las distintas ciudades por las que transitó: Lousiane, cerca de París, donde nació el impresionismo en torno a 1869; Pontoise, donde vivió toda una década (11872-1882); y finalmente Eragny. En estas ciudades desarrollará su estilo personal, gracias al contacto con otros pintores impresionistas: Sobre todo Monet y Cézanne.

Llega la ciudad

Probablemente, muchos visitantes preferirán las últimas salas de la exposición. Son las dedicadas a la etapa final, donde el artista cambió radicalmente de escenario. Ahora, en vez de paisajes rurales con campesinos trabajando, se observan transitadas calles urbanas de París, llenas de escaparates exquisitamente decorados, o los carruajes recorriendo las calles empedradas.

El cambio de escenario y tema no es ni mucho menos casual. Al final de su vida (a partir de 1893), la salud delicada de Camille le impide salir a la calle. Se ve, de este modo, obligado a pintar desde la ventana de su residencia. Además, su visión ha empeorado, lo que se nota en la técnica, bastante desmejorada con respecto a épocas pasadas. Y por último, se encuentra en el final de un siglo, de una época. La modernidad ha llegado pisando fuerte, y qué mejor ejemplo para retratarla que el urbanismo presente en París. Prototipo de modernidad tanto en lo bueno (con facilidades a la hora del transporte, por ejemplo) como en lo malo (con saturación y pobreza lejos de las avenidas principales)

rue-saint-honore-afternoon-rain-effect-1897“Rue Saint-Honore por la tarde” (1897): Era la vista que Pissarro tenía desde la ventana de su casa. Sin llegar al realismo de la primera mitad del siglo, en esta ocasión se esmera en los detalles de los edificios, los peatones y los escaparates, con el deseo de reflejar el bullicio de la ciudad de París. Ejemplo del nuevo urbanismo imperante en Europa.

Se puede decir así que con esta exposición, no sólo se contempla la trayectoria de Camille Pissarro, sino también toda la trayectoria de un momento concreto de la Historia del Arte, y de la Historia en sí. Donde lo importante ya no era crear imágenes lo más parecidas a la realidad; sino crear imágenes que les diferenciaran como artistas del resto del mundo. Y sobre todo, diferenciarse de las máquinas que habían llegado para cambiarlo todo.

Más info:

Lugar: Museo Thyssen-Bornemisza

Fecha: Hasta el 15 de septiembre

Precio: 10€ (reducida con carnet joven, estudiantes y mayores 65)

Anuncios

Acerca de barbaracruzsanchez

Leo y veo de todo. Y cuando digo de todo es de TODO. Nunca sabes qué serie o libro hay por ahí escondido que va a acabar convirtiéndose en tu favorito...
Esta entrada fue publicada en Cultura y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s